Nuestro Blog

Si quieres aislar, nada como el tejado de panel de sandwich

Los tejados de panel de sandwich ofrecen muchas garantías a la hora de aislar una vivienda de los factores exógenos. Y es que estamos hablando de un producto industrial armado por un par de chapas de acero perfilado y precalado. Esto favorece una resistencia mecánica más alta. No podemos dejar pasar por alto que su núcleo aislante puede estar formado por materiales como lana de roca, madera, poliestireno expandido, poliestireno extruido o poliuretano inyectado.

Este tipo de tejado tiene las ventajas de pesar muy poco, de tener una durabilidad muy importante, de comercializarse en color y acabados muy variados o de tener un precio por metro cuadrado muy asequible para el bolsillo del usuario. Sus propiedades aislantes lo convierten en una opción perfecta; además, para multiplicar este aislamiento, puede llegar a combinarse con paneles de policarbonato celular o con paneles de poliéster.

Sus características motivan que sea una elección perfecta para comunidades de vecinos, casas, garajes, porches o habitáculos reducidos. Sus virtudes también lo hacen brillar en el sector de la construcción; cada vez resulta más habitual ver que los tejados de panel de sandwich se utilizan para cubrir los techos de naves industriales, amplios almacenes o instalaciones de distribución.

No podemos obviar que los tejados de panel de sandwich son del todo resistentes a la penetración del agua, la nieve, el granizo, las sustancias del aire o los nidos de las aves; muestran gran solidez y robustez tanto en las juntas como en las superficies. Son tejados capaces de garantizar un idóneo aislamiento térmico, un correcto aislamiento acústico y una propicia protección frente a la condensación de humedad. Consulte siempre que lo considere oportuno a un especialista como los de reparacion de tejados Madrid, pues así podrá informarse y beneficiarse de las ventajas de rodearse con tejados de panel de sandwich.

¿Qué clase de tejado elegir?

Al elegir un nuevo tejado hay muchos factores a tener en cuenta; el acabado estético y el estilo de arquitectura son importantes, pero aún más lo son la durabilidad del tejado y el precio. En función de estos factores, y después de hacer un balance, se podrá elegir el tejado que más se adapta a la vivienda.

En lo que se refiere al apartado estético, debemos valorar que las tejas de cerámico o de hormigón suelen ser muy utilizadas para los acabados; no obstante, encontramos tejas en formatos como los que nosotros, tecnicos del sector de las cubiertas, te vamos a explicar ahora y que pusimos en desatascos Albacete AlmanExpress:

Teja cerámica plana. Es una clase de teja clásica, muy usada en las edificaciones en los años sesenta. Todavía se continúan fabricando, cada vez con más opciones en lo que a variedad de color se refiere.

Teja de hormigón. Es una clase de teja muy nueva, aunque se comercializa desde hace muchos años comercializándose. Puede asemejarse a la teja cerámica; hoy día también imita un formato parecido al de la teja mixta cerámica. La teja de hormigón plana, Universal, Teide y Gredos son los tipos de teja de hormigón más célebres. Cada vez hay tejas de esta clase con más variedad de texturas y colores.

Teja cerámica mixta. Es una clase de teja muy actual y demandada, tanto para nuevas edificaciones como en rehabilitaciones de viviendas. Su aspecto es parecido al de la teja curva, aunque algo más moderno. Técnica y estéticamente podríamos decir que es mejor que la teja curva. Se trata de una clase de teja muy recomendable, que además aparece en el mercado en la actualidad en varios colores.

Teja cerámica curva o árabe. Están en tejados y edificios muy antiguos como iglesias y conventos; donde más se puede encontrar es en zona rural. Son un formato clásico desde hace lustros, aunque los fabricantes siguen jugando con sus colores, sus dimensiones y sus texturas hoy día.

La crisis económica ha motivado que algunos fabricantes hayan desaparecido o hayan sido adsorbidos por otras compañías; el resultado de ello es que se han dejado de fabricar muchos tipos de tejas, con el problema que esto supone a la hora de afrontar intervenciones en los tejados. Las zonas de montaña siguen recurriendo a la pizarra en muchos casos para sus edificios y casas.

Tampoco podemos descuidar lo que hay debajo del tejado; es en este sentido donde el aislamiento térmico se convierte en una opción muy aconsejable en el momento de rehabilitar el tejado o de instalarlo desde cero. La lana de vidrio o lana mineral y el poliestireno extruido machihembrado son los aislantes más comunes y eficientes.

El poliestireno extruido aparece en placas con espesores desde treinta milímetros; son ideales para aislar la vivienda del exterior. Cuanto más espesor tenga la placa, más aislará, por lo que su uso dependerá en buena parte del clima en el que se inserte la vivienda. Por su parte, la lana de vidrio o lana mineral se usa para aislar por medio de rollos con espesores que llegan hasta los ochenta milímetros; se trata de un material bastante más económico que el poliestireno extruido.

El panel sándwich es otro material de aislamiento que se utiliza. En estructuras metálicas aligeradas resulta muy recomendable como aislamiento de base para la colocación de la teja; puede ejercer también como impermeabilizante de la cubierta. Estos paneles tienen espesores que andan entre los treinta y los ciento cincuenta milímetros.

Maneras de hallar goteras en tejados o cubiertas

En un bloque de pisos, cuando aparece una gotera suele ser por culpa de las cañerías o de los excesos acuáticos del vecino de arriba, aunque en otras ocasiones es por otra causa, la cual es difícil de identificar. No obstante, con esfuerzo se puede llegar a hallar una gotera de un tejado o una cubierta, algo fundamental sobre todo para estar tranquilos ante la llegada de las lluvias, el frío y las hojas caídas del otoño.

Guía para hallar las goteras

Suele ocurrir que nos damos cuenta de que hay una gotera en el tejado justo cuando está lloviendo y no podemos subir a repararla.

Claves para localizar las goteras

Cuando está lloviendo y descubrimos que hay una gotera y que no podemos hacer nada, una alternativa es abrir un agujero en el centro de la gotera y anclar una cuerda enlazada a su vez a un cubo que esté en el suelo; de este modo el agua bajará directamente por la cuerda y no podrá expandirse a otras zonas, por lo que a la postre no costará tanto trabajo localizar la gotera. Y es que el agua tiene el habitar de acabar buscando siempre su camino.

No obstante, el agua puede filtrarse tras aprovechar deficiencias en los materiales o en juntas mal selladas, por lo que puede recorrer una distancia importante y acabar buscando una salida lejos del origen de la gotera, algo que dificultará enormemente la tarea de localización. Un buen método puede ser marcar desde dentro el punto de salida de la gotera, así como asegurarnos bien del recorrido que el agua ha hecho.

Revisar bien las tejas es vital, pues las piezas que están rotas suelen ser causantes de goteras en muchos casos. Sin embargo, cualquier punto en el que se pierda la unidad del tejado puede ser el causante, es decir, las juntas de conexión eléctrica, las chimeneas, los sumideros o las antenas pueden ser el foco primigenio de la filtración. Si el agua queda estancada en el tejado acabará produciendo una gotera, de ahí que sea tan importante tener siempre limpias las canales. En el caso de que no localicemos ningún factor exógeno como causante del contratiempo, habrá que abogar por un método más efectivo, aunque algo más lento y elaborado:

Este método alternativo consistirá en dividir el tejado en parcelas y en ir examinando una a una, a la vez que vamos arrojando agua con una manguera; este proceso habrá que llevarlo a cabo con paciencia, velando siempre por conseguir un resultado. Cuando se localice la zona afectada, podrán levantarse las tejas y procederse a la reparación. Y es que estas son algunas claves a tener muy en cuenta.

Reparación de goteras y filtraciones en los tejados

Una de las partes más delicadas e importantes de una vivienda es sin duda su tejado; de él depende toda la protección frente a goteras, humedades y filtraciones, que podrían manifestarse si el tejado está en mal estado. No está de más solicitar la ayuda de un servicio técnico de expertos y profesionales que lleve a cabo una reparación íntegra del tejado y que acabe de raíz con todas las posibles anomalías. Para afrontar la reparación de goteras hay una serie de resortes y mecanismos que pueden ser eficientes; todo vale con tal de solucionar las averías que pueden poner en jaque el estado óptimo de la vivienda.

La importancia de completar correctamente la reparación de goteras y filtraciones

Para acabar con las goteras del tejado, lo primero será localizar el punto de filtración; para descubrir este problema bastará con esperar a un día lluvioso, aunque también se puede aplicar agua sobre la zona afectada con una manguera o un cubo, ya que así se verá por dónde gotea. Hay muchas probabilidades de que las goteras se localicen en puntos tales como canales, chimeneas, caballetes o tejas rotas, por lo que habrá que revisar bien ahí.

Una vez que se sabe el punto exacto donde la gotera está haciendo estrado, lo siguiente será afrontar la reparación, para lo que habrá que eliminar la humedad del techo por dentro de la casa y aguardar a que las tejas queden completamente secas; cuando la humedad desaparezca, será el momento de actuar. Se deberá impermeabilizar el techo tanto por dentro como por fuera, antes de arreglar las goteras y acabar definitivamente con ellas. Las resinas de caucho serán una alternativa del todo eficiente ante piezas rotas, aunque hay multitud de métodos y de materiales en el mercado que podrían resultar eficaces.

Cuando se haya optado por impermeabilizar la superficie del tejado, habrá que pasar varias capas de emulsión asfáltica para nivelar adecuadamente; lo esencial en ese punto ese reparar las goteras, por lo que no debemos preocuparnos por recolocar las tejas hasta más tarde.

Una oportunidad para cambiar las tejas en mal estado

No obstante, si hay tejas dañadas o deterioradas, puede ser una oportunidad ideal para cambiarlas por otras nuevas somos expertos en tejados y todo lo que ello conlleva. Las tejas suelen desgastarse y dañarse con el tiempo; en viviendas nuevas, las goteras deben haberse producido por otro factor ajeno a las tejas. En cualquier caso, hablamos de una intervención que saldrá económica a largo plazo. Si el hormigón está en mal estado, es conveniente no aplicar sobre él la resina, sino que habría que aplicarlos después de levantar las piezas de los lugares afectados.

La limpieza de los canalones es importante

Los canalones se ocupan de drenar el techo, de manera que recogen el agua de la lluvia y la conducen hasta un desagüe; es por ello por lo que hay que tener siempre limpiar las canales, para evitar obstrucciones y, por consiguiente, para impedir que las goteras se manifiesten. La acumulación de hojas, residuos de aves y demás suciedad puede suponer un problema, por lo que hay que estar siempre alerta. Si los canales se estropean, habrá que reemplazarlos. En cualquier caso, la ayuda de los profesionales y expertos del sector siempre estará ahí, por lo que se podrá recurrir a ella cuando las calles se escapen de las manos.

Las personas y las casas se enfrían por la cabeza

Son muchos los factores que hay que tener en cuenta a la hora de intentar mejorar de una manera palpable la eficiencia energética de una vivienda. En este sentido, analizar y examinar bien el estado de las cubiertas y tejados es sin duda uno de los puntos más importantes, ya que hablamos de zonas de la casa especialmente sensibles en lo que se refiere a la protección frente al frío y el calor. Esto queda comprobado a raíz de los resultados de multitud de auditorías energéticas.

Analizar la calidad de una cubierta debería ser algo que los usuarios y compradores de casas tienen más en consideración. Lo que está claro es que el frío tiende a bajar, mientras que la tendencia del calor es subir; esto sucede porque las partículas se dilatan con el aire caliente y se contraen con el aire frío, por lo que en temperaturas más bajas el aire se hace más pesado.

Por tanto, debemos tener claro que una buena cubierta, aislada de una manera adecuada, servirá para impedir que el frío entre en la casa y para evitar que el calor acumulado se marche. Hay muy diferentes tipos de cubiertas y tejados, así como muy diversos materiales para la configuración de una cubierta.

Las condiciones climáticas de cada enclave condicionarán el tipo de material que deba emplearse en la cubierta. Y es que no es lo mismo un tejado inclinado de pizarra o teja de un lugar lluvioso o de montaña que el tejado de una cubierta plana y de color claro de un enclave caluroso del sur.

En cualquier caso, por desgracia no todos los tejados están aislados como tendrían que estarlo ni están construidos del modo idóneo, como bien lo aclaran las auditorías energéticas. Esto ocurre principalmente por dos motivos:

Primero. Lo normal hasta hace unos años era que la cubierta se construyera con las miras puestas en impermeabilizar, pero no en aislar térmicamente, algo que era secundario. Hay casos en los que incluso se cambió la impermeabilización del tejado sin mejorar el aislamiento.

Segundo. Una vez que el aislamiento de las cubiertas ganó en trascendencia, se reducían los espesores al mínimo y se usaban materiales de poca calidad para conseguir ahorrar.

Es en este punto donde la rehabilitación de viviendas tiene que prestar especial atención al aislamiento de la cubierta, algo que puede desarrollarse de dos modos:

Aislamiento por el interior. Se recomienda rellenar de un material aislante (roca insuflada o celulosa proyectada) la cámara de aire que hay entre la estructura que aguanta el tejado y el techo de la buhardilla. Se trata de una intervención sencilla y que puede completarse con rapidez. Así se podrá percibir mayor comodidad, al tiempo que se ahorrará hasta un 35% en aire acondicionado y calefacción.

Aislamiento por el exterior. Es muy recomendable. Se usan planchas de poliestireno extruido, que se ponen sobre la lámina impermeabilizante para protegerla y hacerla más duradera; en las cubiertas planas se puede instalar un Green Roof.

La pizarra española

La pizarra española se ha ido haciendo más y más famosa en los últimos tiempos, y a estas alturas, podemos distinguir mediante la Normativa Europea, hasta tres tipos de materiales aceptados para este tipo de pizarras para cubiertas.

En primera instancia tenemos la pizarra para cubierta no carbonatada y de compresión tectónica; en segundo lugar la pizarra para cubierta no carbonatada de compresión litostática; y por último, la pizarra para cubiertas carbonatadas. Como puedes ver, son muchas las opciones de acuerdo a las necesidades que el público pudiera tener al respecto.

Estudios del Centro Tecnológico de la Pizarra han determinado que algunas de las principales características de la pizarra gallega tienen que ver con la forma en la que puede hacer frente a los ciclos de hielo, además de la resistencia a la flexión o el menor riesgo de sufrir inconvenientes entre los que se encuentran tanto los rajados como las roturas.

Nuestro equipo de especialistas se encarga de realizar colocaciones de cubiertas, y además de hacerlo entregando los certificados correspondientes, con homologación y garantía anti-oxidación. Gracias a expertos como éstos, España es considerada ahora mismo como la principal productora de pizarra de todo el mundo, exportando incluso a países en todas partes del globo.

Si estás pensando en tu hogar, y lo proyectas siguiendo todas las normativas necesarias de una arquitectura que no deje de lado los aspectos de sustentabilidad y eficiencia energética, sin dudas ésta es una de las soluciones en las que deberías pensar. Incluso, ten en cuenta que a nivel ecología, la producción de este tipo de pizarras, no tiene contraindicaciones.

Si tuviéramos que destacar sólo una de las ventajas que puede ofrecernos la pizarra española, habría que hablar entonces de la durabilidad. Más allá de su permanencia o exposición frente a situaciones como podrían ser nevadas, lluvias o heladas, su sistema la hace capaz de ser funcional durante 100 años, por lo que es posible incluso que no volvamos a cambiarlas en nuestra vida.

A eso tenemos que sumarle posteriormente que sus costes de fabricación no son elevados como suele ocurrir muchas veces en este tipo de soluciones que resultan tan duraderas. Muchas veces, hemos instalado pizarras que han quedado intactas en el momento en el que el edificio fue derrumbado debido a que el resto de sus instalaciones ya no eran útiles.

Se acercan los meses de frio, prepara tu tejado

La llegada del frío es un momento muy importante en lo que refiere tanto a la construcción como especialmente al mantenimiento de tejados de pizarra, teniendo en cuenta que habrá que preparar nuestra vivienda para que las nuevas condiciones climatológicas nos afecten lo menos posible.

Por ejemplo, los clientes que estén analizando la posibilidad de realizar una reparación de cubiertas en esta época del año, tienen que saber que el invierno suele afectar especialmente esta parte de las instalaciones de las viviendas, y por eso éste es un momento perfecto para analizar la situación en la que se encuentran tus instalaciones.

Nuestro especialistas se encargan de estudiar detenidamente la cantidad de lluvias así como el caudal y la dirección del viento habituales del sitio en el que vives, además de las temperaturas medias y las variaciones que se producen entre temporadas, para de esta forma aconsejarte siempre las instalaciones que mejor vayan con todas tus necesidades.

Normalmente, la recomendación primera que hacemos a todos nuestros clientes tiene que ver con la colocación de una pizarra española, sobre todo a partir de que permite proteger las cubiertas con una durabilidad y resistencia muy superior a otras alternativas. En todo caso, tienes que saber que existen otras opciones, entre las que destacan las cubiertas de zinc o cobre, o bien la teja.

Teniendo en cuenta que la elección de los materiales es tan importante como su colocación, nosotros te recomendamos concretamente que dejes todos estos trabajos en manos de profesionales matriculados, ya que aunque la colocación de la pizarra española no es tan complicada, se deben realizar algunos procedimientos previos, como por ejemplo las estructuras que van debajo de las cubiertas, o también los sistemas aislantes intermedios.

El mantenimiento de las cubiertas ya instaladas también resulta esencial para conservar tu vivienda en el mejor estado, teniendo en cuenta que de otro modo, los deshielos, las lluvias o la acumulación de nieve podrían derivar en goteras o filtraciones de humedad que dañen buena parte de tus instalaciones de todo tipo.

Nuestro consejo es que realices una revisión previa al otoño y otra cuando el invierno se ha ido, de forma que el año siguiente no tendrás que estar preocupándote por corroborar que tus cubiertas se encuentren listas para el frío pocas semanas antes, ya que entonces los costes serán mayores. Podemos solucionar todos tus problemas de elementos que se han desprendido, además de cortes o roturas, así que no dudes en ponerte en contacto con nuestros especialistas.