Reparación de goteras en el tejado

Lo realmente complicado es localizar una grieta en el tejado, ya que el resto será recurrir a la paciencia, al trabajo y a cierta pericia técnica.

Cuando se manifiesta una gotera, localizarla es lo más dificultoso, sobre todo porque nos movemos en un terreno tan delicado e importante para la vivienda como el tejado. A veces basta con descubrir en el techo interior de la casa una mancha oscura o apulgarada; si la tocamos y notamos cierta humedad o descubrimos una capa de agua, entonces será muy probable que ahí haya una gotera.

Tirando de pericia y de paciencia, el propio ocupante de la vivienda puede enfrentarse a la gotera, sin necesidad de requerir ayuda de los expertos y profesionales; eso sí, antes de intervenir habrá que estar muy seguros de que el techo está del todo seco, pues podrían producirse accidentes indeseados.

En cualquier caso, tenemos que tener muy claro que lo primero es detectar las filtraciones; para conseguirlo, como truco, podríamos verter agua sobre el tejado hasta comprobar que el techo, en efecto, acaba calándose. Lo segundo que hay que hacer es ver el punto exacto por el que el agua se filtra, para lo que habrá que inspeccionar las tejas y comprobar si hay algo quebrada, deteriorada o movida. No obstante, hay veces en las que, por mucho que escrutemos sobre la zona humedecida, el problema proviene de otro sitio. Como decíamos antes, no es sencillo combatir las goteras.

Cuando al fin la gotera esté localizada, habrá que secar el techo de la vivienda afectado y tapar la grieta en el tejado por medio de una pasta especial. Este producto deberá esparcirse de uniforme, pues a la larga pueden aparecer más humedades si se deja algún pico libre. Si las grietas son muy hondas, una mezcla de cemento, agua y un componente impermeabilizante pueden ser de ayuda si se esparcen sobre la grieta con una espátula.

Es aconsejable repartir la mezcla asegurándonos de que la grieta queda cubierta al cien por cien; para ello es idóneo comenzar por el centro e ir llegando hasta los exteriores, velando por que el resultado sea una superficie lisa. Cuando la pasta o la mezcla se sequen, puede alisarse la zona por medio de una lija. Por último, habría que cambiar la teja dañada por una teja nueva.

El color de la teja puede afectar a tu eficiencia energética

Saber acertar en el color del tejado será algo muy importante, ya que determinará tal vez el resto de la combinación cromática de la vivienda. El estilo arquitectónico de la propia casa acaba determinando en muchas ocasiones el enfoque que se le da al techo; no obstante, hay otros factores que influyen de manera considerable, como el apartado estético o el modo en que afecta a la eficiencia energética.

Y es que no debemos dejar pasar por alto el hecho de que el color de las tejas puede condicionar la temperatura de la vivienda en más de veinte grados, trazando una importante diferencia entre tener la casa fría o dentro de unos parámetros de fácil calentamiento.

Las tejas blanquecinas, blancas o de colores muy claros acaban por reflejar la luz del sol con más facilidad, lo que les permite mantener la casa dentro en unos parámetros de temperaturas frescas y suaves. Por su parte, las tejas más oscuras son capaces de llegar a absorber el calor sin problemas, de ahí que contribuyan a calentar las viviendas; esto se antoja como una ventaja a tener en cuenta en los climas fríos, ya que estas tejas oscuras derretirán la nieve y la escarcha, al tiempo que dejarán las salones interiores un poco más cálidos.

Como no podía ser de otra forma, tendremos que jugar con el color de las tejas para regular la temperatura que queremos que haya en el interior de la casa; esto supone hacer un planteamiento previo sobre el potencial ahorro en calefacción o en aparatos de aire acondicionado. Es por eso por lo que el color de las tejas puede marcar de manera la mayor o menor eficiencia energética de la vivienda.

También el material del tejado afectará a la eficiencia energética; por ejemplo, el techo de metal es ideal  para una mayor eficiencia con la energía. Consulte siempre a un especialista como los de reparacion de tejados Madrid para saber más acerca de cómo influye el color de las tejas.

El desamiantado

Retirar amianto e instalar una nueva cubierta

Al cambiar de cubiertas es importante valorar el desamiantado como una opción, para lo que habría que seguir en todo caso la normativa vigente y cumplir con las medidas de seguridad para profesionales e inquilinos de la vivienda. La retirada de amianto es compleja, ya que se trata de un material altamente peligroso; por ello, un desamiantado seguro y sin restos de contaminación es lo mejor.

La instalación de una nueva cubierta será recomendable si la anterior cubierta es de amianto; este cambio puede ser aprovechado para  proceder de una vez al desamiantado profesional. No hay duda de que los expertos del sector sabrán llevar a cabo esta tarea de un modo raudo, eficiente, legal y económico.

Riesgos del amianto, ¿es aconsejable quitarlo cuanto antes?

El amianto se corresponde con un grupo de minerales fibrosos compuestos por químicos variables. Hay diferentes variedades, las cuales se dividen en serpentinas y anfíboles; los anfíboles son más peligrosos para la salud. Es el color el que permite diferencian las variedades entre sí; el amianto blanco es serpentina, el más utilizado históricamente en España, con casi un noventa por ciento.

No hay que olvidar que el amianto es un agente químico cancerígeno, de ahí que se prohibiera en nuestro país hace quince años; no obstante, hoy día el amianto sigue instalado en tejados, paredes, calderas, tuberías de gas y agua, conductos de aire, tabiques, puertas, etc.

Enfermedades provocadas por la inhalación de fibras de amianto

Entrar en contacto con el amianto puede causar enfermedades, ya que es peligroso que vayan al aire fibras respirables. Cuando el amianto empieza a deteriorarse y cuando se manipula produce un gran riesgo para la salud humana. Las fibras de amianto, ligeras, pequeñas y alargadas, quedan en suspensión en el aire y pueden ser inhaladas, lo que genera un gran peligro. También pueden adherirse a la ropa y la piel, algo igualmente peligroso. Cumplir los protocolos para el desamiantado es una premisa obligatoria. Inhalar fibras de amianto puede causar enfermedades pulmonares y cáncer. Exponerse al amianto puede generar tres clases de enfermedades irreversibles:

Asbestosis. Es una enfermedad pulmonar crónica.

Mesotelioma maligno. Es un cáncer que afecta a la pleura y al peritoneo.

Cáncer pulmonar: Es la principal causa de muerte vinculada al amianto.

Las manifestaciones de enfermedades provocadas por la inhalación de fibras de amianto pueden darse hasta setenta y cinco años después.

La legislación sobre el amianto

Cumplir la legislación vigente en la retirada de amianto es algo obligatorio. Hablamos de un material que no puede no puede manipularse ni retirarse sin seguir antes a rajatabla un protocolo de seguridad. Exponerse al amianto en el trabajo debe venir acompañado por un marco regido por el Real Decreto 396 del 2006, de 31 de marzo, el cual fija las normas que los empresarios tienen que cumplir, así como los compromisos de los trabajadores que podrían enfrentarse al amianto de manera directa. Al mismo tiempo, el decreto establece los datos y la información precisos para poder trabajar con amianto. El empresario está obligado a lo siguiente:

Hacer un plan de trabajo supervisado por la Autoridad Laboral competente que suponga un protocolo de actuación específico en cada situación.

Ofrecer los equipos de protección individual idóneos.

Implementar las medidas técnicas de prevención que reduzcan al mínimo la exposición de los trabajadores a las fibras de amianto.

Asegurar que los trabajadores no están expuestos a una concentración de amianto en el aire por encima del límite ambiental de exposición de cada día.

A la hora de enfrentarse al amianto, es fundamental que previamente se detecten los focos de contaminación, se analicen las deficiencias que presenta el lugar (grietas, humedad, posibles roturas y oxidación), se prepare un plan de trabajo que recoja la evaluación del peligro de exposición, se usen los equipos de protección individuales y mascarillas y se aísle y se precinte bien la zona de trabajo.

Vidrio inteligente gratuito

Muchas compañías ofrecen a sus clientes campañas promocionales con un mes o más de duración en las que la instalación de vidrio inteligente puede salir gratis. De este modo, las viviendas podrán beneficiare de unas ventanas de PVC nuevas.

Aprovechar estas ofertas es una buena oportunidad, ya que el vidrio inteligente aporta numerosas ventajas. Se trata de un vidrio de cuarenta milímetros formado por tres vidrios de cuatro milímetros, separados a su vez por dos cámaras de catorce milímetros cada una.

Tampoco podemos dejar pasar por el alto el hecho de que estos vidrios cuentan con tratamiento Guardian Sun, mediante el cual es posible llevar a cabo un control solar en el vidrio exterior, y con tratamiento Bajo Emisivo en el vidrio interior. De este modo, la calefacción del interior de la casa, así como el aire fresco del instrumento de aclimatación, no saldrá por las ventanas.

La configuración 4GS/14/4/14/4BE es una alternativa de calidad tanto para el tiempo de mucho calor como para el tiempo de mucha frialdad. Y es que el vidrio inteligente es un complemento idóneo para rubricar el aislamiento térmico de una vivienda. En cualquier caso, es importante ponerse en contacto con las empresas especializadas en este sector e informarse de las ofertas y promociones. Todas las vías son buenas si la premisa es instalar este vidrio, pero no hay duda de que es mejor pagar poco o nada.

Goteras y filtraciones en tejados

Las filtraciones de agua suelen presentarse por lo general en el techo a causa de ligeras imperfecciones en las piezas del tejado; a veces basta con revisar cada teja y con reparar puntualmente los daños, lo que resolverá el problema sin la necesidad de tener que cambiar toda la cobertura de la casa.

No obstante, lo complicado es dar con el punto exacto de la infiltración. Los tejados planos suelen sufrir el problema por burbujas en las tejas; en estos casos hay que examinar todas las tejas deterioradas, rotas, torcidas o movidas, al tiempo que habrá que analizar la ausencia de tejas en algunos lugares. Las tormentas, las trombas de agua o los vendavales acaban por desplazar algunas tejas, ante lo que habrá que estar alerta.

Habrá que ver muy bien además si se han producido rupturas en las juntas de las tejas, así como en la línea y acabamiento de cemento, en los tubos de ventilación, en la unión entre las dos superficies y en el entorno de las chimeneas. Cuando todo el tejado haya sido inspeccionado sin infiltraciones que pudieran arrojar información sobre el origen del problema, lo más conveniente es ponerse en manos de los expertos técnicos y los profesionales del sector, quienes a buen seguro sabrán dar con los fallos en las tejas.

Las tejas que estén torcidas para atrás podrán repararse por medio de tela asfáltica; será más fácil lidiar con las tejas y enderezarlas en los climas cálidos. Las tejas tienen la tendencia de romperse en los tiempos de temperaturas más fríos cuando se manipulan, por lo que habrá que proceder con precaución.

Para fijar las tejas sueltas, una solución sería aplicar argamasa en los cantos de la propia teja, así como en la base del tejado; luego habría que presionar cada pieza del tejado hasta su posición original. Por su parte, las tejas deterioradas tienen que ser reemplazadas por tejas nuevas que se encuentren en un estado óptimo; si hay muchas tejas deterioradas, tal vez lo más conveniente será cambiar el tejado por completo.

En situaciones de emergencia en las que no da tiempo a restaurar el tejado con inmediatez, existe la opción de resguardar la cubierta de la casa con mantas de aluminio y cobre en los lugares donde hay problemas con las tejas; de este modo, la vivienda quedará protegida provisionalmente hasta que se pueda afrontar más adelante la reparación definitiva y completa.

Piezas especiales para cubiertas con teja cerámica

Chimenea. Pieza estética y funcional para evacuar gases y humos. Se combina con la base para chimenea.

Base para chimenea. Pieza de tamaño parecido a la teja que se encarga de soportar la chimenea.

Final de caballete. Pieza estética para terminar el extremo de la limatesa. Se ocupa además de asegurar la estanqueidad en su unión con el alero.

Caballete. Pieza que garantiza la estanqueidad a lo largo de la línea de cumbrera y de las limatesas.

Caballete a varias aguas. Pieza para garantizar el desagüe y la estanqueidad en el lugar en que una cumbrera horizontal  se encuentra con dos o más cumbreras o limatesas. Tiene un diseño que se adapta a los ángulos entre cumbrera y limatesas, para los que haya sido creada la cubierta.

Cuña para caballete. Pieza para rellenar la oquedad que origina la teja mixta en su parte plana debajo del caballete. Se instala a lo largo de las limatesas y las cumbreras.

Tapa de caballete. Pieza para rematar los extremos de la cumbrera. Se ejecuta por medio del solape del caballete, del lateral izquierdo de un faldón y del lateral derecho de otro faldón. Asegura la estanqueidad del encuentro y logra el acabado idóneo de los dos  remates al conectarse a la cumbrera.

Doble hembra. Pieza que cambia la orientación de machihembrado del caballete, de manera que permite rematar la cumbrera en uno de sus extremos con el final del caballete.

Teja de ventilación. Pieza para ventilar el espacio entre las tejas y el tablero soporte. Permite impedir la formación potencial de condensaciones de agua, ya que evapora las humedades intersticiales.

Doble Teja. Teja mixta, con una parte plana y dos curvas, que se complementa con los remates laterales.

Media teja. Teja mixta pero sin la parte plana. Se complementa con los remates laterales.

Teja de alero. Pieza que establece la línea de alero, volando unos quince centímetros por encima de la fachada para impedir humedades, manchas y el cabeceo de la primera hilada de tejas. Esta teja suele instalarse una al lado de otra, de manera que se encaja a la perfección debajo de las tejas de hiladas superiores.

Remate lateral. Pieza que establece las líneas de borde del hastial. Garantiza la estanqueidad al agua y al viento. Puede aparecer en forma angular o con el perfil superior de una teja y un remate plano en vertical, con distinción entre izquierda y derecha según la posición del remate en vertical. Para teja mixta se aconseja usar el remate lateral de solape bajo teja; para teja plana se aconseja usar el remate lateral angular sobre teja.

Las goteras en techos y tejados

Reparación de goteras del tejado o de la terraza

Las goteras suelen manifestarse en el techo cuando ha habido una filtración de agua en la cubierta, ya sea tejado o terraza. Un pintado caucho podría ser una alternativa buena, sencilla, barata y rauda para reparar las filtraciones de la terraza (también podría echarse mano de cualquier otro material con propiedades impermeabilizantes similares); bastará con coger un rodillo y expandir el producto algo que es simple y que elimina el coste en mano de obra.

El deterioro de las telas asfálticas y la consiguiente penetración del agua suele ser el principal motivo por el que se producen filtraciones en las terrazas; no obstante, al estar inclinada la terraza, el punto exacto donde se encuentra la gotera puede estar más arriba, lo que dificulta la localización del problema. Es por ello por lo que habrá que pintar con caucho toda la terraza, pues el mejor modo para atinar con la gotera es asegurar el cien por cien de la zona.

Otra solución para reparar la gotera podría consistir en techar la terraza con chapa o con paneles de sándwich. Estos paneles serían más estéticos y además ofrecerían múltiples ventajas a la hora de aislar el calor y el frío en el interior de la vivienda; también podría aprovecharse mejor la terraza, pues al techarla podría aportar más utilidades, como servir de lugar para lavar, tender la ropa o guardar enseres. Colocar una nueva tela encima y volver a enlozarla es otra alternativa a tener a cuenta; se trata de una opción que puede ofrecer prestaciones similares a techar, aunque es cierto que techando se aprovecharía mejor la terraza.

Si lo que hay encima del techo de la vivienda es un tejado, en el caso de que sea teja nueva o de hormigón, puede haber una teja rota de haber pisado por allí el técnico de antenas o el pintor; por eso habría una filtración, ante lo que bastaría con avisar a un albañil o a un técnico profesional.

Si hay teja curva antigua, hay que barajar el problema de los nidos en los tejados, o de los pájaros atrayendo a gatos que mueven las tejas en su intento por cazar, pero igualmente se puede solventar esta amenaza de la mano de expertos y albañiles. Los gatos pueden representar un foco problemático y ser culpables de los huecos que a su vez motivan las goteras, por lo que envarillar el tejado y recoger los lados de las tejas con mortero y ayudaría fijar las tejas y a resolver el incordio.