Impermeabilización de cubiertas, ¿qué ahorras?

La impermeabilización es una tarea vital para cualquier hogar, edificio o establecimiento en general. Ayuda a evitar problemas de humedad y agrietamientos en las cubiertas de nuestra casa. Lastimosamente, muchas personas no saben esto y, al momento de rehabilitar o renovar su vivienda, no le dan la importancia que merece la impermeabilización. Por ello, en este artículo te hablaremos acerca de todos los beneficios que ofrece la impermeabilización de cubiertas, sobre todo los relativos al ahorro. ¿Estás listo? Vamos allá.

A la hora de impermeabilizar una cubierta, no importa mucho el tipo de cubierta o la extensión de la misma, sino el material que se va a emplear en la impermeabilización. Existen muchos materiales diferentes y la elección correcta depende de varios factores que han de tomarse en cuenta. Nuestra empresa, por ejemplo, pone gran atención a los siguientes aspectos:

  • Calidad: la impermeabilización es una tarea que se puede llevar a cabo de manera rápida y sencilla, pero cuyo mantenimiento depende en gran medida de la labor realizada por la empresa que ofreció el servicio. En nuestro caso, te ofrecemos una garantía de diez años, asegurándote de esa forma un excelente acabado en todos nuestros trabajos de impermeabilización.
  • Funcionalidad: los principales beneficios que trae la impermeabilización a la cubierta de tu hogar son: mayor resistencia al envejecimiento de la cubierta, una capa de protección extra a los rayos Ultra Violetas (UV), impermeabilidad perfecta contra la humedad, solución a los problemas de filtraciones de agua, mejoras en el aislamiento térmico y en la capacidad de ahorro energético, etc.

Consejos de impermeabilización de cubiertas

Actualmente, hay una gran variedad de impermeabilizaciones que pueden llevarse a cabo que, si bien todas son eficientes, realmente algunas se adecuan mejor a un proyecto que otras. Aquí te dejamos los dos tipos de impermeabilización más comunes para que tú mismo veas cuál es el que mejor se adapta a tu hogar.

  • Las membranas bituminosas: puede que las conozcas con el nombre de láminas asfálticas, pues este es el tipo de impermeabilización más común y usado en la actualidad. Aun así, también es uno de los que más trabajo cuesta aplicar, ya que se requiere aplicar calor sobre las láminas para que estas se adhieran homogéneamente en la cubierta, logran así una capa totalmente impermeable al agua. Este material se distingue por ser duro y tener una gran resistencia, por lo que puede emplearse tanto en condiciones de altas temperaturas como en condiciones de temperaturas muy bajas. Sin embargo, por su color negro y propiedades asfálticas, suele retener mucho el calor.
  • Las membranas líquidas: al igual que la membrana bituminosa, las membranas líquidas suelen brindar muy buenos resultados a todas aquellas personas que deseen impermeabilizar su vivienda. La ventaja de este material sobre el anterior es que actúa como una pintura y no requiere de fuego para su aplicación. Gracias a ello, se pueden aplicar dos capas de membranas líquidas fácilmente y sin largos tiempos de espera. Una capa de este material tiene propiedades elásticas y es muy ligera, por lo cual se recomienda para aquellas cubiertas que se puedan ver afectadas por problemas de peso extra. Asimismo, no olvidemos que este material tiene propiedades termoreflectantes, lo que significa que puede mejorar el confort térmico en el interior de tu hogar hasta en 10°C.

¿Cuánto ahorras con la impermeabilización?

Son muchos los beneficios que la impermeabilización trae a tu vivienda, pero aquí te los vamos a resumir en 4 puntos:

  • Ahorro de un 10% a un 30% en edificaciones con aires acondicionados.
  • Protege al techo de los daños del sol
  • Evita las filtraciones de agua y la humedad en la cubierta.
  • Aporta hasta 7 puntos al valor del hogar en las certificaciones LEED y BREAMM.

Reparacion de tejados Madrid podemos evaluar in situ las condiciones de cubierta para proporcionarte un servicio técnico especializado en el que evaluaremos cuál es la mejor opción para impermeabilizar el techo de tu vivienda. Así que no lo dudes y llámanos ya.

Gisele pasa y causa estragos

El pasado miércoles fuertes rachas de vientos producidos por la borrasca “Gisele” afectaron varias localidades de Extremadura, generando la activación de la alerta naranja por parte del departamento de urgencia y emergencias 112. Árboles derribados, clausuras de parques públicos y hasta un herido fueron algunas cosas que provocó  “Gisele”.

El suceso más significativo ocurrió en Cáceres, alrededor de las 15:20 horas, cuando el tejado del centro deportivo “El Perú”, ubicado en la avenida Guadalupe,  fue levando por los fuertes vientos. Por consiguiente, dadas las órdenes de los bomberos la policía local el gimnasio suspendió sus actividades y el área fue desalojada, pues era un peligro para la sociedad que una parte metálica de la chapa se desprendiera y causara daños.

Vecinos fueron testigo del suceso, grabando mediante su teléfono móvil el desprendimiento del tejado de la piscina del centro deportivo. Este hecho fue producto de las altas velocidades del viento que, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), alcanzaron hasta los 93 kilómetros por hora.

Sin embargo, el gerente del centro deportivo “El Perú” Jorge Azcona explicó que aunque la zona afectada sólo fue el tejado de la piscina, van a clausurar todo el gimnasio solucionar de manera rápida los daños producidos por “Gisele”:

“Ha sido muy aparatoso, pero en ningún momento ha existido un problema estructural. Queremos tranquilizar a todo el mundo porque no existe ningún peligro interior”.

Finalizó asegurando que ya están planificando el recubrimiento del techo de madera y que las actividades se reanudarían menos en el área afectada.

Las áreas comunes de la capital caceñera también fueron afectadas por esta borrasca: árboles derribados, basura en la calle, papeleras dañadas y algunos parques recreativos cerrados. Por consecuencia, el Ayuntamiento de Cáceres tomó la decisión de clausurar los parques públicos (El Rodeo, Parque del Príncipe y Padre Pacífico) por 24 horas. Además de aumentar la vigilancia por parte de los cuerpos de seguridad al estar en una alerta naranja.

La Policía local se localizó en puntos específicos como el Paseo de Cánovas, Calvo Sotelo, Av. Montaña y Av. Guadalupe con el fin de resguardar la seguridad de los transeúntes ante la posibilidad de presentarse un accidente por la gran cantidad de árboles caídos. Por su parte, los bomberos abrieron 18 posibles salidas para disminuir el tráfico, además de limpiar las calles retirando todos los árboles afectados.

Debido al derrumbe de una parte del techo del IMAS (Instituto Municipal de Asuntos Sociales), la alcaldesa Elena Nevado informó que los técnicos especialistas están analizando y estudiando la infraestructura para realizar su reparación lo más pronto posible.

Pero no todo terminó acá, en el almacén de construcción “Magardi” –por la carretera de Aceuchal (Almendralejo)-“Gisele” provocó el ingreso al hospital –en estado de gravedad- de un hombre de 31 años quién sufrió el desplome de una pared la cual estaba reparando. El obrero, quien se encontraba arreglando la pared junto a otro trabajador fue sorprendido cuando el viento derrumbó el muro de tres metros y medio de altura sobre él. Según el centro médico de urgencias 112 Extramadura, el hombre posee fracturas de cadera y de ambas piernas.

En la urbanización Guadiana (Badajoz), un árbol cayó encima un coche que se encontraba aparcado. Aunque el automóvil quedó aplastado por completo, no hubo víctimas humanas, pues el conductor no se encontraba dentro de este.

En la Av. Elvas otro árbol ocasiono el aplastamiento a varios vehículos, los cuales pudieron ser rescatados gracias a los bomberos, quienes con sierras cortaron las partes más pesadas de árbol para luego proceder a retirarlas por partes gracias a una grúa mecánica. Por su parte en Huerta Rosales algunos locales comerciales fueron afectados por las caídas de los árboles.

Importante destacar que el Ayuntamiento pacense también clausuró varios parques públicos. Todo esto con el fin de garantizar la seguridad de los ciudadanos. En Plasencia el Consistorio también abocó por tomar las mimas medidas de seguridad agregando la prohibición del tránsito fluvial por prevenciones meteorológicas.

La electricidad fue cortada en municipios como Sierra Suroeste y Salvatierra de los Barros. También la energía eléctrica afectó a la comarca de Zafra-Río Bodión. Varios negocios alimenticios sufrieron daños importantes. Además, las tiendas locales quienes no puedo seguir abiertas.

Lo negativo de la Uralita en la ciudad de Madrid

Aunque parezca increíble, en Orcasitas (Madrid) los vecinos tienen casi 40 años viviendo en edificios con enormes placas de Uralita sobre sus cubiertas. El color negro de este material, se ha vuelto gris con el paso de los años. Este color negro en las planchas también se debe a la erosión que llega al material.

Según la Asociación de Vecinos de Orcasitas hay aproximadamente 1200 familias viviendo en estas edificaciones que mantienen la Uralita en los tejados sin recibir mantenimiento.

Pedro, que tiene cerca de cuatro décadas viviendo en la Mesa de Orcasitas dice: «yo que vivo en el último piso tengo las placas de Uralita a medio metro de mis ventanas». Asegura que todos los días ve en su ventana a las palomas en los faldones de la uralita «haciendo agujeros y campando a sus anchas. Sin embargo, está consciente de que no puede hacer nada al respecto.

La polémica se levantó cuando se supo que el material se encuentra en los trenes más antiguos del Metro de Madrid. Desde hace años el barrio ha pedido a los entes responsables que se retire la Uralita de estos edificios.

Desde los años 60 se ha utilizado la Uralita en aislamientos, conducciones y cubiertas. Este material fue prohibido en el año 2002 por ser cancerígeno al momento de deteriorarse. Es inaceptable que en el año 2018 aún haya tantos edificios con este nocivo material. No obsante, ni la Comunidad, ni el Ayuntamiento de Madrid tienen un registro exacto con el número de viviendas que usan Uralita.

Los voceros de la Asociación de Vecinos de Oracasitas, Paco Palomera y Juan Cordero, señalan que en los tiempos de Esperanza Aguirre, el Ministerio de Fomento y la Comunidad de Madrid aprobaron una cantidad de 8 millones de euros para retirar el material. Lamentablemente, este dinero nunca llegó a Orcasitas y cuando los vocales fueron a reclamar les dijeron que se había invertido en sanidad y educación.

La directora del Plan Madrid Recupera, Pilar Pereda, dice que las inspecciones Técnicas de los Edificios, determinan su estado de conservación. “Somos conscientes de la necesidad de eliminar todo el amianto, porque aunque si no se deteriora no es peligroso, hay que intentar hacerlo antes de que aparezcan los problemas».

El plan de rehabilitación promovido por Manuela Carmena busca ayudar al 50% de las obras dirigidas a la rehabilitación. Estas ayudas a fondo perdido pueden llegar al 90% en caso de familias vulnerables. Por los momentos, solo se han atendido las solicitudes en un 70%.

En los años ochenta, cuando estas viviendas fueron construidas, nunca se pensó que podrían afectar a la salud de los vecinos. El problema parece ser que «en este barrio en el que la población se reparte entre jubilados con pensiones mínimas y un nivel de paro de los más altos de Madrid». No es fácil explicarles que se debe pagar una suma de dinero para mejorar su estilo de vida.

La importancia de las revisiones periódicas a los tejados

Es normal que a ciertos elementos de nuestro hogar no le demos la importancia que merecen y los descuidemos a tal punto que se dañan en muy poco tiempo. Un buen ejemplo de esto podrían ser los tejados, pues muy pocas personas se preocupan por el cuidado de ellos, lo cual hace que se dañen más rápido. De ahí la necesidad de revisar periódicamente los tejados del hogar para verificar que no tienen ninguna falla o avería y, en caso de existir, solucionarla de inmediato para evitar que el daño se agrave y la solución sea más compleja.

Por lo general, la revisión de los tejados se realiza de forma más constante cuando estos se exponen continuamente a diferentes condiciones climáticas inclementes, tales como fuertes tormentas, caídas de granizo, nieve, entre otros. Sin embargo, no es necesario que se den esas situaciones climáticas para que revisemos nuestros tejados, ya que la simple humedad o la simple cercanía de la rama de un árbol pueden ocasionar leves daños al tejado que, si no se corrigen a tiempo, se irán agrandando hasta convertirse en un problema serio.

Si los tejados no reciben el mantenimiento apropiado, generalmente suceden dos cosas: rotura y posteriormente desprendimiento de las tejas, o agrietamiento del tejado en general.

Otro de los riesgos que se corren al no brindar mantenimiento oportuno a los tejados es que una de sus tejas se despegue y quede suelta, de tal forma que cualquier viento levemente fuerte puede hacer que se caiga, golpeando a cualquier persona que esté cerca o rompiendo algún objeto cercano. Este problema se puede evitar con una simple inspección visual del tejado: cuando alguna teja no está fijada al techo se ve como roto, desplazada o torcida. Por tanto, no es muy complicado resolver este inconveniente, aunque, para una mejor seguridad, se aconseja revisar con sumo detenimiento todo el tejado.

También es un problema la formación de grietas o el agrietamiento de los tejados, el cual se origina al romperse, desplazarse o caerse una teja. No obstante, las grietas también se pueden formar debido a la acción de hongos que se generan por la humedad que permite una mala impermeabilización del tejado. Las grietas son mucho más fáciles de identificar ya que se notan por las filtraciones, humedades y goteras que generan en interior de la casa. Cuando una grieta se detecte, se debe proceder a tapar las grietas de inmediato antes de que se agranden. Para ello, se deben sellar con ayuda de un mortero aislante y luego garantizar el taponamiento con algún material aislante. Para evitar la aparición de grietas, se recomienda primeramente bloquear la aparición de hongos instalando bandas de zinc en las juntas de los tejados, lo cual permite que se establezca una capa de óxido de zinc que elimine los focos de hongos.

Tanto los hongos como las grietas en los tejados son debidos a las condiciones climáticas inclementes normalmente, tal como lo mencionamos antes, pero también se pueden deber a la exposición prolongada a un solo tipo de clima. Por ejemplo, si un tejado está ubicado en una zona donde en todas las horas del día recibe la luz solar directamente, con el tiempo el material del tejado se tostará y posteriormente agrietará. Igualmente, si el tejado se ubica debajo de un árbol y no recibe mucha luz solar, acumulará humedad, lo cual provocará la aparición de algas, hongos, baterías y demás agentes nocivos que dañarán la calidad del tejado.

Si quieres conservar en buen estado tus tejados en todo momento, desde reparacion de tejados Madrid, aquí te dejamos una serie de consejos que debes seguir para ello:

  • Revisar una vez al año el estado del tejado: debe comprobarse el estado tanto del revestimiento inferior del tejado tanto como el revestimiento inferior del tejado para ver si existen problemas de humedad o filtración. Adicionalmente, es aconsejable contratar a un profesional para que el revise el tejado, pero al menos una vez cada cinco años.
  • Evitar las ramas de árboles cerca del techo: también hay que cortar las ramas que están cerca de los árboles para evitar que el roce constante con el tejado termine ocasionando un daño importante. Asimismo, se recomienda que la chimenea no se encuentre tapada por ramas de árboles para permitir la circulación del aire.
  • Verificar el estado de las junturas en el techo: es necesario revisar los conductos de ventilación, la buhardilla, claraboyas y tragaluces, así como las propias tejas y sus respectivos bordes.
  • Limpiar las tejas y las junturas: cualquier suciedad acumulada provoca la aparición de hongos, bacterias y otros agentes que dañan la calidad del tejado y reducen su vida útil.
  • Remover las hojas caídas de los árboles: las hojas caídas también pueden ser consideradas como suciedad, ya que al acumularse generan un ambiente perfecto para el desarrollo de agentes biológicos que deterioren el tejado.

Recetas hidrófugas y no hidrófilas para una fachada

Para combatir la acción de la humedad, la lana mineral y la lana de roca son los aislamientos más recomendados, ya que aportan soluciones hidrófugas y son materiales porosos y fibrosos. Aunque no combaten las filtraciones ni las impermeabilizaciones, estos materiales no son hidrófilos, por lo que repelen todo atisbo de agua procedente del ambiente. También son no higroscópicos.

Frente a las condensaciones de vapor de agua y de humedad, la lana de roca y la lana mineral garantizarán que no absorberán ni atraparán esa potencialidad del agua; se trata de dos materiales clasificados como <mu1, es decir, que podrán contener menos de un litro de agua, que en sí es una cantidad muy fácil de eliminar o de evaporar, por lo que se evitarán problemas.

Las lanas minerales proceden de una elaboración en la que se emplean minerales; la lana de roca tiene su origen en las rocas basálticas, mientras que la lana mineral de vidrio procede de la arena de sílice. No obstante, todas ellas están valoradas como excelentes aislantes acústicos y térmicos, pues tienen una estructura flexible y con un entrelazado que deja el aire inmóvil; su procedencia inorgánica los hace ser materiales incombustibles además.

No hay que olvidar que la humedad está presente en muchos de los problemas que sufren las construcciones y edificios; cuando la humedad se cuela en la vivienda puede acarrear contratiempos tales como la degradación de los materiales, la proliferación de hongos y mohos o la reducción de la protección térmica. Por eso, es vital apostar por la lana de roca y la lana mineral mediante el aislamiento insuflado como soluciones certeras frente a la amenaza de la humedad en las fachadas de las viviendas; otros aislantes, como la celulosa o la fibra de madera, no actúen tan bien en estos casos.

En las viviendas ubicadas en climas muy húmedos o muy fríos, las fachadas con lana de roca o lana mineral son sin duda lo mejor, de ahí que sean materiales aislantes muy empleados en el norte de nuestro país. Las lanas minerales son no hidrófilas, pero sí hidrófugas, por lo que no sienten querencia por el agua, al contrario; las moléculas hidrófilas son también lipófobas, por lo que no tienen cariño por las grasas y lípidos, pero sí por el agua; en cambio, las lanas minerales se comportarán recias frente a las humedades.

Acerca de la lana de roca o borra

Se trata del aislamiento resultante del proceso de hilar por medio de calentar mineral coque y rocas basálticas volcánicas hasta mil quinientos grados. Los hilos líquidos que se obtienen luego se entrelazan y dan lugar a la lana de roca bruta. La borra es el material sin procesar con formato para el insuflado. Aunque el noventa y cinco por ciento de la materia prima de la lana de roca es basalto natural, no puede considerarse un material natural ni reciclable.

Acerca de la lana mineral

Se trata del aislamiento que se consigue a través del mineral sílice. Se puede obtener a partir del reciclaje de vidrio (sílice transformada), en un proceso de calor a mil seiscientos grados; en líquido, el resultado serán unas fibras o hilos, que se entrelazarán y darán lugar a la lana mineral a granel o borra, que es el material sin procesar empleado en el insuflado. Aunque no es un material natural, sí que puede reciclarse, por lo que respeta el medio ambiente en cierta medida.

Aislamientos incombustibles al fuego: lana de roca y lana mineral

La lana de roca y la lana mineral son dos alternativas óptimas para aislar una vivienda y, al mismo tiempo, para proteger frente a la amenaza del fuego. Y es que los incendios y las llamas son un foco de problemas para las viviendas cuando se manifiestan; así ha ocurrido durante la Historia, con casas de madera, de adobe o de paja que han sido devoradas por el fuego. Aunque en nuestros días esta alerta es mucho menor, no hay que dejar de tomarla en serio.

Llevar a cabo la instalación de una protección especial contra el fuego es importante si se aspira a proteger todos los muebles y enseres de una vivienda, en caso de incendio. Es en este sentido donde podemos destacar dos formas de aislar el interior de una vivienda frente al fuego: la lana de roca o la lana mineral.

Respecto a la lana de roca

Se trata de un aislante que se consigue como fruto de un procedimiento de hilado, en el cual se calientan rocas basálticas y mineral coque a una temperatura de mil quinientos grados; una vez que el material resultante queda en estado líquido, aparecen unos hilos o fibras que se entrelazan y dan lugar a la propia lana de roca. Sólo un cinco por ciento de este material no es natural. Rockwool es el fabricante principal de lana de roca, siendo un aislante con características como las siguientes:

Bajo desfase térmico: hasta 6 horas en espesores de 200 y 250 mm.

Bajo calor específico: 825 julios.

Baja conductividad térmica 0,038 w/m·k.

Hidrófilo. Esta lana no absorbe agua y no se pudre.

Alta absorción acústica: 0,70-090 alfa.

Alta resistencia térmica.

Excepcional comportamiento frente al fuego Euro. Se encuentra dentro de la clase A1 – Incombustible.

Respecto a la lana mineral

Se trata de un aislante derivado de la sílice, que se transforma en vidrio y se caliente hasta los mil seiscientos grados; una vez que está en estado líquido, quedan unas fibras o hilos que se entrelazan y dan lugar a la propia lana mineral. Hay un fabricante principal, siendo un aislante con las características siguientes:

Alta resistencia térmica.

Alta absorción acústica: 0,70-090 alfa.

Moderado desfase térmico: hasta 6 horas en espesores de 200 y 250 mm.

Moderado calor específico: 950 julios.

Muy baja conductividad térmica: 0,035 w/m·k.

Hidrófilo, se comporta bien frente agua y humedad.

Genial comportamiento frente al fuego (clase A1 – Ignífugo).

Cuando se produce un incendio, estos dos materiales aislantes se encargan de proteger la vivienda durante un tiempo que va desde la media hora hasta las cuatro horas, en función del espesor instalado. Esto puede determinar si el edificio resiste o no al fuego, ya que no hay que olvidar que los bomberos suelen tardar en llegar una media hora. Por tanto, no se debe desdeñar este aislamiento frente al fuego, el cual se lleva a cabo en las cámaras de aire exteriores por medio del relleno de cámara de aire,  ya sea por el interior o el exterior del edificio; además, no requiere de obras.

Estos materiales incombustibles protegen frente al fuego, lo que asegura la instalación de los mecanismos de aislamiento insuflado, los cuales pueden estar contacto con fuentes de alta temperatura (conductos de chimeneas, focos halógenos, conductos de calefacción interior, etc.). No hay que olvidar que estos aislamientos permiten ahorrar en aseguradoras especializadas en incendios, las cuales suelen valorar positivamente estos refuerzos aislantes.

Cómo reparar goteras y humedades en tejado

Muchas personas no se dan cuenta de la importancia que tiene mantener el techo en buen estado. Sin el mantenimiento adecuado, la rudeza de la intemperie puede acabar con él ocasionando daños que pueden llegar a ser irreparables a la larga. En el mejor de los casos tendrás a que convertirán tu vida en una pesadilla. Hoy estás de suerte porque te daremos unos consejos muy útiles para reparar goteras y humedades en el tejado.

Cómo localizar las goteras y humedades en el tejado

El primer paso para reparar goteras y humedades en el tejado radica en localizarlas. Es recomendable utilizar un día lluvioso para localizarlas con mayor facilidad, esto te permitirá saber dónde se encuentran para empezar a tratarlas. Una vez que sepas donde se encuentran es importante marcarlas para tapar  las goteras una vez que el techo y el tejado se encuentren completamente seco.

Procura no trabajar en humedad ya que no sólo será muy difícil utilizar adhesivos e impermeabilizantes para tapar las goteras sino que puede resultar peligroso. Los accidentes en casa deben ser minimizados los más que se pueda y tomar precauciones necesarias en todo momento para evitar desgracias. Una vez seco el techo y las tejas, podemos proceder a impermeabilizar el techo.

Como impermeabilizar tu tejado en contra de goteras y humedad

Una vez que sepas donde están localizadas las goteras y humedades en el tejado lo más recomendable es impermeabilizarlo del lado externo para evitar más filtraciones. Existen numerosos métodos y productos que pueden realizar la tarea de manera exitosa. Hoy te enseñaremos los métodos más populares, fáciles y efectivos de acuerdo a nuestra experiencia, así que toma nota.

Lo primordial como mencionamos antes es procurar que el lugar se encuentre totalmente seco y retira las tejas antes de trabajar. Utiliza un cemento especial que puede ser aplicado con una espátula para tapar las goteras. Este producto es fácil de conseguir, procura seguir las instrucciones al pie de la letra y toma las precauciones necesarias. Con este adhesivo taparas las goteras en tu techo, pero cuando existe humedad necesitarás ayuda de la caballería pesada.

Es aquí cuando entra el manto asfáltico y otros productos asfálticos para impermeabilizar. Estos productos son sumamente efectivos para acabar con goteras, filtraciones y humedad en tu tejado, pero hay que tener sumo cuidado al instalarlo. Requiere de uso de un quemador o soplete para aplicar el asfalto sobre el techo, por lo que se presta para muchos accidentes. Si la tarea se torna muy complicada, llama a un profesional.

Una vez terminado el trabajo puedes volver a colocar las tejas en su lugar y comprobar que el material se haya adherido completamente.

La importancia de los canalones, como limpiarlos

En algunas ocasiones las filtraciones pueden ser producto del mal mantenimiento de los canalones. Es necesario limpiarlos periódicamente para evitar obstrucciones que puedan perjudicar su funcionamiento y la infraestructura de tu inmueble. La acumulación de agua excesiva en tus canalones pueden afectar las tejas y consecutivamente el tejado, así que procura limpiarlos periódicamente aunque sea engorroso o llama a un profesional para que te ayude.