El desamiantado

Retirar amianto e instalar una nueva cubierta

Al cambiar de cubiertas es importante valorar el desamiantado como una opción, para lo que habría que seguir en todo caso la normativa vigente y cumplir con las medidas de seguridad para profesionales e inquilinos de la vivienda. La retirada de amianto es compleja, ya que se trata de un material altamente peligroso; por ello, un desamiantado seguro y sin restos de contaminación es lo mejor.

La instalación de una nueva cubierta será recomendable si la anterior cubierta es de amianto; este cambio puede ser aprovechado para  proceder de una vez al desamiantado profesional. No hay duda de que los expertos del sector sabrán llevar a cabo esta tarea de un modo raudo, eficiente, legal y económico.

Riesgos del amianto, ¿es aconsejable quitarlo cuanto antes?

El amianto se corresponde con un grupo de minerales fibrosos compuestos por químicos variables. Hay diferentes variedades, las cuales se dividen en serpentinas y anfíboles; los anfíboles son más peligrosos para la salud. Es el color el que permite diferencian las variedades entre sí; el amianto blanco es serpentina, el más utilizado históricamente en España, con casi un noventa por ciento.

No hay que olvidar que el amianto es un agente químico cancerígeno, de ahí que se prohibiera en nuestro país hace quince años; no obstante, hoy día el amianto sigue instalado en tejados, paredes, calderas, tuberías de gas y agua, conductos de aire, tabiques, puertas, etc.

Enfermedades provocadas por la inhalación de fibras de amianto

Entrar en contacto con el amianto puede causar enfermedades, ya que es peligroso que vayan al aire fibras respirables. Cuando el amianto empieza a deteriorarse y cuando se manipula produce un gran riesgo para la salud humana. Las fibras de amianto, ligeras, pequeñas y alargadas, quedan en suspensión en el aire y pueden ser inhaladas, lo que genera un gran peligro. También pueden adherirse a la ropa y la piel, algo igualmente peligroso. Cumplir los protocolos para el desamiantado es una premisa obligatoria. Inhalar fibras de amianto puede causar enfermedades pulmonares y cáncer. Exponerse al amianto puede generar tres clases de enfermedades irreversibles:

Asbestosis. Es una enfermedad pulmonar crónica.

Mesotelioma maligno. Es un cáncer que afecta a la pleura y al peritoneo.

Cáncer pulmonar: Es la principal causa de muerte vinculada al amianto.

Las manifestaciones de enfermedades provocadas por la inhalación de fibras de amianto pueden darse hasta setenta y cinco años después.

La legislación sobre el amianto

Cumplir la legislación vigente en la retirada de amianto es algo obligatorio. Hablamos de un material que no puede no puede manipularse ni retirarse sin seguir antes a rajatabla un protocolo de seguridad. Exponerse al amianto en el trabajo debe venir acompañado por un marco regido por el Real Decreto 396 del 2006, de 31 de marzo, el cual fija las normas que los empresarios tienen que cumplir, así como los compromisos de los trabajadores que podrían enfrentarse al amianto de manera directa. Al mismo tiempo, el decreto establece los datos y la información precisos para poder trabajar con amianto. El empresario está obligado a lo siguiente:

Hacer un plan de trabajo supervisado por la Autoridad Laboral competente que suponga un protocolo de actuación específico en cada situación.

Ofrecer los equipos de protección individual idóneos.

Implementar las medidas técnicas de prevención que reduzcan al mínimo la exposición de los trabajadores a las fibras de amianto.

Asegurar que los trabajadores no están expuestos a una concentración de amianto en el aire por encima del límite ambiental de exposición de cada día.

A la hora de enfrentarse al amianto, es fundamental que previamente se detecten los focos de contaminación, se analicen las deficiencias que presenta el lugar (grietas, humedad, posibles roturas y oxidación), se prepare un plan de trabajo que recoja la evaluación del peligro de exposición, se usen los equipos de protección individuales y mascarillas y se aísle y se precinte bien la zona de trabajo.

Rehabilitar la vivienda para ahorrar más de un 50% en la factura de la calefacción

Rehabilitar una casa es algo a lo que el paso del tiempo acaba obligando. Eso sí, antes de empezar las maniobras y de remozar la vivienda, es importante analizar muy bien cómo el edificio puede mejorar su aspecto, a la misma vez que mejora su eficiencia energética. En este sentido, el consumo de calefacción puede llegar a reducirse de un modo considerable. Y es que una rehabilitación energética integral puede cambiar por completo las características de conservación térmica de una vivienda tradicional; esto apartará ventajas al rehabilitar el tejado como las siguientes:

  • Menos consumo de energía. La demanda energética en la vivienda se reducirá de una manera importante; aislar bien servirá para consumir menos energía.
  • Menos ruido. El nivel de ruido será menor dentro de la vivienda, por los que la comodidad acústica será mucho mayor. Los inquilinos ganarán en tranquilidad, descanso, salud y armonía.
  • Equilibrio en las temperaturas. Una consecuencia positiva será el equilibrio térmico, que propiciará temperaturas suaves y constantes en la casa durante las cuatro estaciones.
  • Abolición de los puentes térmicos y las condensaciones. Al acabarse con los puentes térmicos, la pérdida de calor de la vivienda será mucho menor; una envolvente bien aislada servirá para combatir las condensaciones, foco de humedades y de problemas.
  • Revalorización de la vivienda. Al incidirse en la envolvente, el aspecto de la vivienda mejorará; el edificio se revalorizará, en parte porque tendrá una mayor eficiencia energética.
  • Optimización de las instalaciones. Una rehabilitación energética permite estudiar las instalaciones y las mejoras que pueden implementarse para lograr un menor gasto en calefacción y agua caliente.
  • Lucha contra la contaminación y el cambio climático. Las emisiones domésticas de dióxido de carbono suponen casi el cuarenta por ciento, de ahí que sea tan importante mejorar la eficiencia energética de los edificios para combatir el cambio climático.

Conseguir el objetivo de aislar los áticos

Contar con un aislamiento de calidad resulta algo muy importante, sobre todo en los áticos de los edificios. Muchas personas se aferran a los áticos en las ciudades para desarrollar parte de su vida diaria, toda vez que estos espacios ofrecen unas características visuales y logísticas incomparables. Tampoco podemos dejar pasar por alto el hecho de que los áticos se han convertido en una de las viviendas más revalorizadas en los últimos años; el espacio adicional y el disfrute que aportan hacen que sean perseguidas por muchas personas.

No obstante, no todo es de color de rosas cuando se habla de los áticos. Entre las desventajas podemos encontrar que la exposición de estos espacios al exterior genera un clima de temperaturas demasiado altas en verano, así como demasiado bajas durante el invierno; esto se plasma de una manera perjudicial, siendo las facturas de la luz y el gas mucho más infladas. De este modo, si no se aísla como es debido, el gasto para climatizar la vivienda se elevará.

Para disfrutar de las ventajas de la eficiencia energética, lo mejor es ponerse en manos de profesionales contrastados del sector o avisar a compañías expertas en la materia. El aislamiento térmico de la casa será posible merced al buen hacer, por ejemplo, de las ventanas de PVC con vidrio triple o a los tratamientos térmicos en los puntos más vulnerables de la vivienda.

Aislar los muros y cubiertas con insuflado de lana de roca o celulosa es una alternativa de calidad que hay que valorar. Las pinturas térmicas, las láminas térmicas para cristales son otras opciones menos populares, pero igualmente válidas para aislar y rehabilitar la cubierta. Por tanto, no está de más que el usuario se decida a pedir presupuesto a su compañía de confianza para intentar mejorar el confort en el interior de la vivienda y ahorrar a largo plazo.

Ahorrar después de haber invertido

Una inversión en eficiencia energética supondrá una apuesta sobre seguro para ahorrar. Es algo del todo recomendable en la vivienda, ya que, al tiempo que se da un salto estético, las facturas se reducirán, la comodidad mejorará y el precio de la casa se revalorizará. Abogar por una construcción sostenible y respetuosa con el medio ambiente siempre será bienvenido. Nunca es tarde para disfrutar de la temperatura idónea en invierno y en verano dentro de la vivienda gracias a una inversión aconsejable.

Goteras y filtraciones en tejados

Las filtraciones de agua suelen presentarse por lo general en el techo a causa de ligeras imperfecciones en las piezas del tejado; a veces basta con revisar cada teja y con reparar puntualmente los daños, lo que resolverá el problema sin la necesidad de tener que cambiar toda la cobertura de la casa.

No obstante, lo complicado es dar con el punto exacto de la infiltración. Los tejados planos suelen sufrir el problema por burbujas en las tejas; en estos casos hay que examinar todas las tejas deterioradas, rotas, torcidas o movidas, al tiempo que habrá que analizar la ausencia de tejas en algunos lugares. Las tormentas, las trombas de agua o los vendavales acaban por desplazar algunas tejas, ante lo que habrá que estar alerta.

Habrá que ver muy bien además si se han producido rupturas en las juntas de las tejas, así como en la línea y acabamiento de cemento, en los tubos de ventilación, en la unión entre las dos superficies y en el entorno de las chimeneas. Cuando todo el tejado haya sido inspeccionado sin infiltraciones que pudieran arrojar información sobre el origen del problema, lo más conveniente es ponerse en manos de los expertos técnicos y los profesionales del sector, quienes a buen seguro sabrán dar con los fallos en las tejas.

Las tejas que estén torcidas para atrás podrán repararse por medio de tela asfáltica; será más fácil lidiar con las tejas y enderezarlas en los climas cálidos. Las tejas tienen la tendencia de romperse en los tiempos de temperaturas más fríos cuando se manipulan, por lo que habrá que proceder con precaución.

Para fijar las tejas sueltas, una solución sería aplicar argamasa en los cantos de la propia teja, así como en la base del tejado; luego habría que presionar cada pieza del tejado hasta su posición original. Por su parte, las tejas deterioradas tienen que ser reemplazadas por tejas nuevas que se encuentren en un estado óptimo; si hay muchas tejas deterioradas, tal vez lo más conveniente será cambiar el tejado por completo.

En situaciones de emergencia en las que no da tiempo a restaurar el tejado con inmediatez, existe la opción de resguardar la cubierta de la casa con mantas de aluminio y cobre en los lugares donde hay problemas con las tejas; de este modo, la vivienda quedará protegida provisionalmente hasta que se pueda afrontar más adelante la reparación definitiva y completa.

Paneles de sándwich. Diferentes espesores y acabados

No hay duda de que los paneles de sándwich son una opción a tener muy en cuenta a la hora de proteger las cubiertas. Hasta hace unos años, lo normal era que las construcciones de edificio no se centraran en los aislamientos y en su importancia para hacer la vida de las personas más cómoda.

No obstante, en los últimos tiempos los reglamentos medioambientales y la proliferación de las nuevas tecnologías motivaron incentivaron la utilización de aislamiento térmico y acústico en tejados antonio en las viviendas, algo que por fin paso a ser valorado como importante. En este sentido, se han ido evolucionando sistemas de construcción más compactos, duraderos y ligeros, al tiempo que posibilitaban un aislamiento de garantías.

Paneles de sándwich. Características

El panel de sándwich se inserta en un conjunto de productos constructivos de última generación capaces de aislar térmicamente; estos paneles se han convertido en toda una referencia en la construcción de estos días. Y es que el panel de sándwich posee características de impermeabilidad, ligereza, resistencia o robustez, lo que lo hace ser un muy buen producto.

Los diferentes espesores y acabados hacen que las exigencias y precios puedan acabarse cumpliendo; la versatilidad de los paneles es absoluta, ya que pueden adaptarse a muy diversas clases de construcciones. Puede tener un uso industrial o residencial.

Entre los productos que permiten ahorrar en energía y que pueden aplicarse al sector industrial se encuentra el panel de sándwich con imitación de teja, que posee unos acabados estéticos muy elaborados, similares a la armonía de los acabados más tradicionales. Puede aplicarse en los cerramientos de paredes de naves industriales, en cámaras frigoríficas o en trasteros a la intemperie.

Hablamos de material que se emplea además como soporte de cubierta. Hace posible la colocación de teja mixta sobre rastrel, merced a sus características aislantes y portantes. Un acabado tradicional con una construcción de lo más actual. Los paneles de sándwich de poliuretano pueden ser ideales para alcanzar una óptima eficiencia energética en la vivienda; calidad y comodidad pueden ser perfectamente compatibles con estos paneles, que resultan muy económicos, tanto en el presente como a largo plazo.

Comprobar el tejado antes de la llegada del invierno

A veces los ocupantes de las viviendas no se percatan de que el tejado va deteriorándose con el tiempo, aparte de que resulta normal que vayan apareciendo problemas tales como obstrucciones en las canales  o roturas en las tejas. Por ello, es fundamental llevar a cabo una revisión del tejado antes de que los días de frío lleguen, pues en pleno invierno será más difícil afrontar la solución de todos estos contratiempos. Tampoco hay que olvidar que una detección a tiempo de una avería servirá para ahorrar mucho dinero a largo plazo.

Tener un tejado en un estado óptimo es importante

Un tejado frágil o debilitado en zonas donde llueva, nieve o haga temperaturas muy bajas puede ser muy vulnerable y peligroso, de ahí que sea esencial revisarlo de manera periódica y anteponer un plan de prevención antes del invierno. El derrumbe del tejado por el peso de la nieve, la proliferación de goteras entre las tejas dañadas o la caída de elementos de la cubierta que han sido descuidados pueden representar problemas realmente peligrosos para la integridad física de las personas.

Las cubiertas de los tejados se estropean como consecuencia del paso del tiempo y del efecto de las inclemencias meteorológicas. La amenaza del frío y de las goteras va ganando terreno, sobre todo si no se revisa el tejado y no se lo tiene en un estado óptimo. Llevar a cabo una revisión completa, limpiar las canales y recibir el asesoramiento de los profesionales es muy importante. No hay que obviar que son trabajos que no representan un gran gasto y que, sin embargo, pueden suponer un gran ahorro a largo plazo, dado su carácter preventivo. La ausencia de mantenimiento en el tejado siempre es un riesgo para la vivienda.

Encomendarse a los mejores profesionales

Al reparar un tejado, al limpiar los canalones o al impermeabilizar las cubiertas resulta fundamental buscar la ayuda de profesionales especializados y experimentado del sector. Los tejados son zonas de la casa ciertamente delicadas e inaccesibles, lo que se traduce en que no se debe poner en peligro la seguridad humana; tampoco es recomendable poner la vivienda en manos de cualquiera, sino que es primordial contar con la ayuda de profesionales que aseguren intervenciones de calidad y de garantías, al tiempo que puedan hacer un presupuesto asequible y fiable.

Del mismo modo, los expertos sabrán cómo arreglar goteras, impermeabilizar y reparar terrazas, así como implementar soluciones en tejados y cubiertas o limpiar los canalones y librarlos de atascos que a su vez pueden originar problemas más serios. Es vital apostar por un servicio de especialistas que se experto en toda clase de materiales y que sea polivalente, es decir, que sepa  cambiar tejas estropeadas o afrontar faenas que afecten a toda una instalación.

Clases de cubiertas

El techo de la vivienda es sin duda una de las partes más importantes, pues ejerce como protección frente a la amenaza de factores exógenos como la lluvia, el frío, el calor, los pájaros o la nieve; es en este sentido donde es vital decantarse por una clase de cubierta eficiente y adaptada al tejado que se tenga. Saber las características exactas de las cubiertas, así como sus ventajas y desventajas, servirá para no equivocarse a la hora de elegir una.

Distintos tipos de cubiertas. ¿Cuál se adapta mejor a una vivienda?

Hoy día, los tejados se construyen mediante técnicas muy novedosas y echando mano de materiales muy evolucionados y eficaces. Los tipos de cubiertas más usuales que podemos encontrar son los siguientes:

Las cubiertas sobre las vigas

Las cubiertas sobre vigas son ideales a la hora de renovar viviendas deterioradas; afrontar una reforma importante o una construcción nueva es importante tener en cuenta la composición de sus materiales. Las tejas sobre vigas emplean un entramado de hormigón o de metal con una viga que ejerce de aislante medio. También se utiliza una teja curva de fibrocemento que se pone sobre un aislante de poliestireno extruido, el cual se coloca al lado del aislante que va sobre la viga.

Aunque esta instalación precisa de más tiempo que la colocación de un panel metálico, suele ser la más aplicada en la actualidad en las viviendas merced a sus buenas prestaciones. Esta cubierta ofrece un aislamiento del exterior óptimo, ya que poliestireno y la rotura de puentes térmicos sirven para optimizar el aislamiento.

Las cubiertas con soporte continúo

Las cubiertas sobre soporte continuo son óptimas para viviendas con faldones de cemento o de hormigón. Son tejados formados por un aislante, un rastrelado de metal o madera, las tejas y un parte de bajo teja asfáltico de fibrocemento. Las tejas pueden ser de tres tipos: curva, mixta o plana; estas tejas deberán elegirse según la colocación y la forma de los faldones de cemento (en los curvos, lo mejor son tejas curvas o mixtas; si son lisas, las planas son las más indicadas).

En cualquier caso, se trata de tejados ideales para renovar cubiertas en casas con faldones de hormigón; son viviendas aisladas por completo del exterior. Para reducir el consumo energético y apostar por una mayor eficiencia energética merced a un aislamiento de calidad, estos tejados son sin duda muy recomendables, tanto en casas viejas como nuevas.

Las cubiertas de madera

Son tejados muy estéticos y elegantes; además de ser bellos sirven para aislar y ser del todo prácticos. Estos tejados están formados por lo general por vigas de madera laminada y por un panel aislante con un acabado en friso de madera (además pueden llevar teja curva, mixta o plana). Las cubiertas de madera pueden instalarse en viviendas o en bajo cubiertas. Emplean materiales naturales; la madera se combina con elementos como el aislante y las tejas. Hay que estar pendientes de su mantenimiento para evitar problemas.

Las cubiertas económicas

Hay tejados que permiten aislar y proteger el interior de la vivienda a precios mucho más asequibles y económicos; los materiales y las cubiertas se antojan en estos casos más baratos. Las cubiertas o paneles de sándwich metálico se adaptan a cualquier escenario merced a los diferentes soportes que poseen; además son cubiertas ligeras y aportan un aislamiento ideal. Este método se instala muy rápido. Las cubiertas de cobertura sobre teja son recomendables si se cuenta con un buen aislante térmico.